Religión – Los Misterios Dolorosos – 1º

En grupos, actuamos las cinco escenas que constituyen los Misterios Dolorosos del Santo Rosario:

1. La oración de Jesús en el huerto

Palabra de Dios (ver Mc 14, 32-45; Lc 22, 44)

Jesús va a Getsemani con los discípulos. Toma consigo a Pedro, Santiago y Juan. Comienza a sentir pavor, y les dice: “Me muero de tristeza. Quedaos aquí y estad en vela.” Se postra en tierra y suplica: “Abba, Padre, si quieres, aparta de mi este cáliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya.” La angustia que siente le hace sudar sangre. Tres veces va donde los discípulos y los encuentra dormidos. Se presenta Judas, acompañado de gente con espadas. Le dice “Maestro,” y le da un beso.

2. La flagelación del Señor

Palabra de Dios (ver Jn 18, 38-40; 19, 1)

Dicho esto, Pilato volvió a salir a donde estaban los judíos y les dijo: “No encuentro ningún delito en él. Pero ya que es costumbre vuestra que, por Pascua, os ponga en libertad a un preso, ¿queréis que os suelte al rey de los judíos?” Ellos volvieron a gritar, diciendo: “¡A ése no; a Barrabás!” Barrabás era un delincuente. Entonces Pilato mandó azotar a Jesús.

3. Jesús es coronado de espinas

Palabra de Dios (ver Mt 27, 27-31)

Entonces los soldados llevaron consigo a Jesús al pretorio, la residencia del Pretor. Reunieron en torno a él toda la compañía. Lo desnudaron y le echaron encima un manto de color rojo. Después trenzaron una corona de espinas y se la encajaron en la cabeza; en la mano derecha le pusieron una caña. Doblando la rodilla ante él, se burlaban, diciendo: “Salve, ¡Rey de los judíos!” Le escupían, y, con la caña, le golpeaban la cabeza. Terminada la burla, le quitaron el manto, le pusieron su ropa y se lo llevaron para crucificarlo.

4. Jesús sube al calvario con la cruz a cuestas

Palabra de Dios (ver Mc 15, 20-22)

Los soldados sacaron a Jesús para crucificarlo. Pasaba por allí un hombre llamado Simón de Cirene, que volvía del campo, y lo obligaron a llevar la cruz. A Jesús lo condujeron hasta el Gólgota (que significa “La Calavera”).

5. La crucifixión y muerte del Señor

Palabra de Dios (ver Lc 23, 33-34; Jn 19, 26-34)

Al llevar al Calvario, le crucificaron. Jesús exclamó: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” Al ver a su madre, dijo: “Mujer, éste es tu hijo.” Y luego al discípulo: “Ésta es tu madre.” Desde ese momento, el discípulo la acogió en su casa. Después dijo Jesús: “Tengo sed.” Le acercaron a la boca una esponja con vinagre. Una vez que lo hubo probado, agregó: “Todo está cumplido,” e, inclinando la cabeza, entregó su espíritu. Al verlo ya muerto, un soldado le atravesó el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s